Siempre sentí la necesidad de desarrollarme al menos en dos áreas: la psicoterapia y el arte. No siempre podía vincular todos mis intereses, mis recorridos, y las identidades que se iban despertando en cada experiencia. Sin embargo hoy creo firmemente que nada de lo ocurrido fue casual ni superfluo. Lo espiritual es es el trasfondo, una manera de llamar a Eso inefable que trenza, entreteje, sostiene y da sentido a las cosas. Bendigo cada búsqueda y lo que puedo aprender de vivir... trenzando mundos. Este es un intento de transmitir algo de ese aprendizaje, aún sabiendo que cada experiencia tiene mucho de intransferible.



SILVIA JUDIT LERNER
Contacto: silviajlerner@gmail.com

¿EXISTE LA OBJETIVIDAD?

  Naturalmente tendemos a creer que el mundo se nos presenta "tal cual es", igual para todos, y que nuestra percepción nos muestra y describe a la perfección lo que ocurre. Crecemos convencidos de que "hay que ver para creer" porque la mirada es totalmente confiable, un puro espejo de los acontecimientos. Por eso nos sentimos tan heridos o enojados cuando otra persona interpreta los hechos o los dichos de una manera diferente.
 "INTERPRETAR” es la palabra clave. Numerosos investigadores de la naturaleza y el comportamiento humano demostraron que no nos relacionamos con lo que nos rodea en forma directa: la percepción es un registro de vibraciones —visuales, tactiles, auditivas, etc.—, que nuestro cerebro decodifica e interpreta de acuerdo a lo que conocemos, a lo que hemos aprendido, y al estado particular que tenemos en cada momento.
   En síntesis: toda percepción es una interpretación, teñida por emociones y recuerdos; es decir: siempre subjetiva, nunca realmente "objetiva". Y cada uno es un particular observador de la realidad, armándose su propia idea de las cosas, que se confirma como "verdadera" cuando otros coinciden en la misma interpretación.
   Pero la historia está llena de "Verdades absolutas" que con el tiempo se demostraron provisionales o directamente falsas.
   Poseer "La Verdad" siempre fue un argumento para detentar El Poder.
   Cuestionar la idea de objetividad —es decir, del acceso absoluto a una verdad también absoluta— tiene consecuencias muy profundas en la propia vida y en las relaciones.
   Cuando se toma conciencia del observador que uno es, cuando advertimos el poderoso acto de interpretación y por lo tanto de construcción personal que significa mirar y escuchar, cuando comprendemos que nuestra percepción no es sino interpretación, la vida puede girar 180 grados. Y nuestra forma de ser y de relacionarnos con los otros se modifica radicalmente.
  
Mucho de esto lo aprendí en mi formación como Coach, junto a Julio Olalla y Rafael Echeverría, después de lo cual mi horizonte se amplió enormemente y muchos aspectos de mi vida cambiaron para siempre.

   Sé que esta noción al comienzo puede inquietar e incomodar, porque ¿qué hacemos si no hay una forma única de pensar las cosas? ...
Pero luego expande el alma, la mente, el corazón, cuando advertimos que hay más de una manera de escuchar el mundo, de pensar la vida, de mirar la realidad y ser con ella.

(Más desarrollo de este y otros temas de Ontología del Lenguaje y Coaching en www.trenzandoideas.blogspot.com