Siempre sentí la necesidad de desarrollarme al menos en dos áreas: la psicoterapia y el arte. No siempre podía vincular todos mis intereses, mis recorridos, y las identidades que se iban despertando en cada experiencia. Sin embargo hoy creo firmemente que nada de lo ocurrido fue casual ni superfluo. Lo espiritual es es el trasfondo, una manera de llamar a Eso inefable que trenza, entreteje, sostiene y da sentido a las cosas. Bendigo cada búsqueda y lo que puedo aprender de vivir... trenzando mundos. Este es un intento de transmitir algo de ese aprendizaje, aún sabiendo que cada experiencia tiene mucho de intransferible.



SILVIA JUDIT LERNER
Contacto: silviajlerner@gmail.com

ENCUENTRO

“Pedes in terra, ad sidera visu ...” : los pies en la tierra, la mirada en los astros...

Sobre el mundo se apoyan
nuestros frágiles pies
y el Universo nos abarca.

Hombre, mujer
Cielo y tierra
lo Creativo y lo Receptivo
conjugándose.

Como rezan palabras milenarias:
“lo Creativo, en virtud del comienzo que ha establecido,
es capaz de propiciar con belleza al mundo entero.
Y lo Receptivo, en su riqueza, es portador de todas las cosas,
lo abarca todo en su amplitud, y lo ilumina todo en su grandeza”.

El tiempo es el espacio
en el que todo cobra
dirección y sentido.
Lo finito y lo infinito se unen
y entrelazan.

Desde nuestras diferencias
buscamos encontrarnos,
y el mejor camino es una armónica danza:
la danza cósmica de aquello que se busca
para reconocerse,
similar y diferente.

Entre la luz y la sombra
la vida se desplaza
se multiplica
se divide
se resta
se suma
se potencia.

Cada ser encierra en sí
el misterio de la existencia toda.
Cada mujer es,
a su modo,
todas las mujeres.
Cada hombre es,
a su manera,
todos los hombres.

Ambos son,
en el encuentro,
la promesa resarcida
del encuentro de todos,
la reiteración siempre novedosa
de la vida.

Y si dos seres,
caminando su camino
danzan y se unen
con los pies libres
y las manos juntas,
con la mirada lúcida
puesta en lo lejano,

si se trascienden
en proyectos,
si integran su pasado,
si se hacen a sí mismos
y se reconocen prodigándose,

si se enfrentan desnudos
a la Verdad que crean,
si descubren que el Amor
—dando y recibiendo—
es viceversa...

Entonces…
viven en Sabiduría.

Y así la vida se completa.

Y entonces…
como dijo un anónimo poeta
“sea que lo entiendas o no,
el universo marcha como debiera".



(Incluido en el libro “Sabiduremas”,  de Lía Lerner)