Siempre sentí la necesidad de desarrollarme al menos en dos áreas: la psicoterapia y el arte. No siempre podía vincular todos mis intereses, mis recorridos, y las identidades que se iban despertando en cada experiencia. Sin embargo hoy creo firmemente que nada de lo ocurrido fue casual ni superfluo. Lo espiritual es es el trasfondo, una manera de llamar a Eso inefable que trenza, entreteje, sostiene y da sentido a las cosas. Bendigo cada búsqueda y lo que puedo aprender de vivir... trenzando mundos. Este es un intento de transmitir algo de ese aprendizaje, aún sabiendo que cada experiencia tiene mucho de intransferible.



SILVIA JUDIT LERNER
Contacto: silviajlerner@gmail.com

UNA EXPERIENCIA INTERESANTE: FERIA DEL LIBRO DE FOTOS DE AUTOR

Buenos Aires tiene ese no-sé-qué... que la hace especial, distinta, interesante. Será esto de los semáforos con tres luces celestes, mercados donde se venden antigüedades y verdura, vendedores de baratijas junto a marcas del primer mundo,y lo de juntar la Biblia con el calefón, la melancolía con el sentido del humor, la bronca con la resignación, el idealismo y la estafa...
En este querido y multifacético aquelarre donde vivimos como podemos, entre motociclistas que te rompen la ventanilla del auto en pleno día para robarte la cartera, juicios interminables, impuestos absurdos, y otros despropósitos, hay cosas hermosas que me sorprenden. Ya sé, hay muchas...
Ahora sólo voy a contar de una: la FERIA DEL LIBRO DE FOTOS DE AUTOR, en Espacio Ecléctico, en San Telmo.
 El sitio en la web cuenta de qué se trata: http://www.fotolibrosdeautor.com/sitio/contenidod.php

Pero lo lindo es ir y hacer la experiencia de mirar las dos mesas (el lugar no es muy grande, está en escala humana) o el catálogo que dan en la entrada, elegir qué mirar, sentarse en los silloncitos blancos, sacarse las ganas, devolver el libro, elegir otro... el tiempo que uno quiera. Algunos se pueden comprar, otros son ejemplares únicos, y están allí solamente para que el autor/a pueda compartir su mirada, su idea, sus gestos convertidos en libro, en libro álbum, en libro objeto.
Pero no se trata de leer. Tampoco de mirar fotografías. Es eso y algo más, porque este género —en el cual yo también me voy adentrando desde que empecé a interesarme más en la ilustración— es una invitación a otros modos de encuentro que llevan a sorprenderse, a jugar, a reflexionar, a alegrarse, a apenarse, a conmoverse...
Desde el libro que se llama "Yo", donde una jovencita muestra escenas de su vida en alegres pop ups (esos troquelados que se levantan cuando uno abre y pasa las páginas) a la exquisitez de "El Clatell de la Princesa" que hay que hojear con guantes blancos... muchas experiencias novedosas se ofrecen.
No voy a contar más. Hay de todo como en botica. Cosas bellas, algunas testimoniales que recuerdan dolores personales o sociales, nostalgias, prospectivas... Algunas que resultarán interesantes y otras no. Como en la vida.


Ojo, está hasta el 21 de agosto.