Siempre sentí la necesidad de desarrollarme al menos en dos áreas: la psicoterapia y el arte. No siempre podía vincular todos mis intereses, mis recorridos, y las identidades que se iban despertando en cada experiencia. Sin embargo hoy creo firmemente que nada de lo ocurrido fue casual ni superfluo. Lo espiritual es es el trasfondo, una manera de llamar a Eso inefable que trenza, entreteje, sostiene y da sentido a las cosas. Bendigo cada búsqueda y lo que puedo aprender de vivir... trenzando mundos. Este es un intento de transmitir algo de ese aprendizaje, aún sabiendo que cada experiencia tiene mucho de intransferible.



SILVIA JUDIT LERNER
Contacto: silviajlerner@gmail.com

DESEOS Y CAPRICHOS

¿Deseos o caprichos? No son lo mismo. Sin embargo, podemos confundirlos.
Ambos tienen algo en común: nos orientan hacia un objeto, una persona, a realizar una determinada acción para conseguir algo...
Pero tienen diferencias. Un capricho nos mueve ciegamente, y nos duele más el "NO" que la frustración de algo en particular. El capricho no admite razonamientos, y generalmente pide límites.
El deseo —¡quién puede definirlo realmente!— es más bien una energía puesta en marcha que puede crear o destruir, crearnos o destruirnos.
¡Hay tanto más para seguir pensando!