Siempre sentí la necesidad de desarrollarme al menos en dos áreas: la psicoterapia y el arte. No siempre podía vincular todos mis intereses, mis recorridos, y las identidades que se iban despertando en cada experiencia. Sin embargo hoy creo firmemente que nada de lo ocurrido fue casual ni superfluo. Lo espiritual es es el trasfondo, una manera de llamar a Eso inefable que trenza, entreteje, sostiene y da sentido a las cosas. Bendigo cada búsqueda y lo que puedo aprender de vivir... trenzando mundos. Este es un intento de transmitir algo de ese aprendizaje, aún sabiendo que cada experiencia tiene mucho de intransferible.



SILVIA JUDIT LERNER
Contacto: silviajlerner@gmail.com

ENEMIGOS DE LA LA PRODUCCIÓN CREATIVA II

   Muchos obstáculos a la producción creativa provienen de nuestros temores.
Crear da placer y permite el encuentro con uno mismo. Pero también da miedo. Y los miedos que aparecen cuando abrimos la puerta para ir a crear pueden ser múltiples.

Algunos son más conocidos y obvios:
* El miedo a mostrar - se
* El miedo a equivocarse
* El miedo a fracasar
* El miedo a la indiferencia

... Pero también hay otros, que pueden paralizar tanto más que aquellos:
* El miedo a competir
* El miedo a tener éxito
* El miedo a la envidia propia y ajena
* El miedo a  pasar desapercibido/a
* El miedo a no poder pasar desapercibido/a
* El miedo a repetirse
* El miedo a lo nuevo
* El miedo a lo desconocido

Y hay más... ¡pero ya son muchos para procesar en una sola entrada! ¿Te reconocés en alguno? ¿Cómo lo enfrentás?..

2 comentarios:

  1. Qué pensamiento para tener en cuenta...siempre!Me parece muy acertado y coincido plenamente, sólo agregaría de ser pausado en la vida diaria, tratar de buscar un tiempo interno, dándole prioridad para concientizar cada instante que se vive, de esta forma todo se torna más valorable/valioso, preciado y único.
    Abrazos!

    ResponderEliminar
  2. Creo que es uno de los principios esenciales: LA CONCIENCIA EN EL AQUÍ Y AHORA. El único modo de disfrutar realmente una comida es saboreándola concientemente. Y la conciencia necesita su tiempo, su pausa, para integrar toda la información de nuestros sentidos. Efectivamente: sólo podemos valorar aquello a lo que le prestamos atención. Por eso lo de DAR AMOR ES DAR TIEMPO. Un abrazo.

    ResponderEliminar