Siempre sentí la necesidad de desarrollarme al menos en dos áreas: la psicoterapia y el arte. No siempre podía vincular todos mis intereses, mis recorridos, y las identidades que se iban despertando en cada experiencia. Sin embargo hoy creo firmemente que nada de lo ocurrido fue casual ni superfluo. Lo espiritual es es el trasfondo, una manera de llamar a Eso inefable que trenza, entreteje, sostiene y da sentido a las cosas. Bendigo cada búsqueda y lo que puedo aprender de vivir... trenzando mundos. Este es un intento de transmitir algo de ese aprendizaje, aún sabiendo que cada experiencia tiene mucho de intransferible.



SILVIA JUDIT LERNER
Contacto: silviajlerner@gmail.com

DE LO INDIVIDUAL A LO CÓSMICO

No sólo somos seres en el mundo. Somos seres en el Universo. Somos una parte de Todo- lo -que -Existe y de Todo-lo-que-Es: una pieza inseparable del Aquí y Ahora, que no sería igual sin nuestra aparentemente minúscula existencia.
 Parafraseando a Ken Wilber, nuestra identidad individual es “algo” que el “Sí mismo” está haciendo. Eso es nuestra vida y algún día dejará de ser.

   Cuando leo o pienso en ciertos aspectos de la energía del momento, expresados por los movimientos de los gigantescos cuerpos celestes, no dejo de preguntarme cómo diferenciar si lo que siento es “mío” – producido por el devenir de mi propia historia – o un efecto de influencias cósmicas.
   Probablemente sea una pregunta mal formulada: somos seres individuales pero estamos dentro de un inmenso entramado. La ilusión de ser seres separados constituye el Ego, el Yo como se forma en nuestra cultura, y que hoy está cambiando profunda y radicalmente. Somos seres individuales, pero a la vez somos seres en relación.
   Pensar que nuestra energía expresa y canaliza energías de otros órdenes nos ayuda a situarnos en un paisaje infinitamente más abarcativo, progresivamente inclusivo, que empieza viéndonos como seres que forman vínculos, luego familias, grupos, sociedades… hasta que nos hace comprender nuestro papel como órganos que participan de la vitalidad del planeta, y finalmente piezas en la inmensa maquinaria del Universo. Quién sabe cuántos Ordenes más nos constituyen.

   Nuestra conciencia necesita trabajar para discriminar cuándo las cosas que nos pasan requieren una perspectiva individual, y cuándo hay que ampliar la mirada. Desde mi punto de vista, siempre son necesarias ambas cosas.

Luz y bendiciones para todos.




No hay comentarios:

Publicar un comentario