Siempre sentí la necesidad de desarrollarme al menos en dos áreas: la psicoterapia y el arte. No siempre podía vincular todos mis intereses, mis recorridos, y las identidades que se iban despertando en cada experiencia. Sin embargo hoy creo firmemente que nada de lo ocurrido fue casual ni superfluo. Lo espiritual es es el trasfondo, una manera de llamar a Eso inefable que trenza, entreteje, sostiene y da sentido a las cosas. Bendigo cada búsqueda y lo que puedo aprender de vivir... trenzando mundos. Este es un intento de transmitir algo de ese aprendizaje, aún sabiendo que cada experiencia tiene mucho de intransferible.



SILVIA JUDIT LERNER
Contacto: silviajlerner@gmail.com

INSPIRACIÓN Y TRANSPIRACIÓN

   Escribir, pintar, componer... a veces parece que nunca es el momento. ¡Especialmente cuando hay varios mundos que trenzar!... ¡Qué difícil puede resultar hacerse el espacio de soledad, silencio y respeto por uno mismo, indispensable para crear algo consistente!... Para empezar y terminar...
   Porque la idea luminosa (y numinosa) surge sin dificultad, irrumpe en medio de cualquier cosa, como los yuyitos verdes que brotan en las juntas y grietas de las baldosas. Ellas no se anuncian, no piden permiso, no se disculpan.
   Pero la obra, lo que se dice la obra completa y terminada, es un raro cultivo que -en general- requiere tiempo, dedicación y paciencia. El famoso 90% de transpiración. Como tantas cosas en la vida.
   Como el amor, por ejemplo. Que se inicia con ese rutilante 10 % inspirado, y parece que sólo se sostiene con un 90 % transpirado...
   A veces olvidamos que el amor sólo se construye y sostiene alimentado de atención, de tiempo dedicado.